Akhal Teke
Albinos
Alter Real
Andaluz
Appaloosa
Asturcón
Aveliñés
Azteca
Bardigiano
Berberiscos
Bereber
Brabante
Brumby
Buckskin
Budyonny
Caballo árabe
Camargués
Chilote
Criollo
Darashouri
Don
Dülmener Wildpferd
Falabella
Fjord
Freiberger
Frisón
Gelder
Gotland
Haflinger
Hannoveriano
Holstein
Iris Hunter
Irish Cob
Islandés
Jaca Navarra
Karabakh
Konik
Kustanair
Lipizzano
Lusitano
Mongol
Mustang
Oldenburgués
Palomino
Paso Fino
Paso Peruano
Percherón
Pinto
Poni americano
Poni de Shetland
Poni Galés
Pottoka
Przewalski
Pura Sangre Árabe
Pura Sangre Inglés
Quarter Horse
Salernitano
San Fratelano
Silla Americano
Silla Francés
Tarpán
Tennessee Walking
Tersk
Tinker
Toric
Trakehner
Ucraniano
Waler

Razas de Caballos - Caballo Caballo árabe



Guía sobre el caballo árabeEnvuelto en una hermosa leyenda, se dice que el caballo árabe fue creado por Alá con el viento y la arena del desierto. Por esta razón, en muchos ámbitos se les conoce como el caballo que vuela sin alas, algo que sin dudas también hace referencia a su elegante caminar y la fuerza de su anatomía tan impresionante. Alabado desde la antigüedad y preservado hoy en día como una de las mejores razas equinas que existen, te proponemos conocer un poco más sobre las características y la historia del caballo árabe.

¿Cómo surgió?

Muchos conocedores sostienen que el caballo árabe es la base de todas las razas de caballos que conocemos en la actualidad. Las investigaciones sobre su surgimiento, nos trasladan unos 2000 o 3000 años atrás antes de nuestra era, lo que sin duda alguna sitúan a la raza como una de las más antiguas que existe, fruto directo del caballo prehistórico que poblaba las regiones europeas y asiáticas.

¿Por qué se denomina caballo árabe?

Precisamente, en la península Arábiga es donde se obtienen los primeros registros de esta raza, vinculada por primera vez a las actividades del hombre. Las tribus primitivas de la región arábiga se encargaron de domesticar al animal y reforzar las características tan sorprendentes que aún hoy podemos observar en estos ejemplares.

No obstante, es necesario añadir que, gracias al fervor de las tribus nómadas beduinas, el caballo árabe logró esparcirse por el mundo para adquirir un carácter universal. Capaces de atravesar el desierto con sus amos beduinos, los ejemplares de caballo árabe incorporaron en muy poco tiempo un temperamento dócil y resistente, sumado a una inteligencia notable y una musculatura sorprendente que fue suficiente para ganarse el cariño de las grandes civilizaciones a lo largo del tiempo.

El caballo árabe por el mundo

La civilización egipcia fue la primera en establecer un sistema de crianza y desarrollo organizado para la raza del caballo árabe. Hoy en día, el “egipcio puro” se considera una de las variaciones de caballo árabe más fieles que existen a los primeros ejemplares de las razas beduinas.

A partir de los primeros ejemplares egipcios surgieron entonces las nueve líneas de caballo árabe que conocemos en la actualidad, a citar la línea Polaca, Doméstica, Española, Rusa y Crabbet. A través de la “Arabian Horse Association” y otras organizaciones reconocidas, el caballo árabe goza en la actualidad de una gran popularidad alrededor del mundo, un mérito que ha logrado adjudicarse gracias a sus increíbles rasgos físicos, como veremos a continuación.

¿Cómo identificarlo?

El poderío reproductivo del caballo árabe es impresionante. A pesar de haberse mezclado con otras razas, esta especie equina logra transmitir a través de sus genes, todas las características estéticas y de resistencia que lo popularizaron desde la antigüedad. Una forma infalible de conocer si estamos ante un caballo árabe es a través de su cabeza, formada por ojos separados, cráneo acuñado, frente y nariz alargada, y hocico pequeño. Si además reparamos en su cola, podremos comprobar que esta se mantiene erguida en todo momento, como consecuencia del carácter enérgico de estos ejemplares. Al mismo tiempo, el caballo árabe no posee una gran altura (un metro y medio en promedio).

¿Cómo es su temperamento?

Por lo general, el caballo árabe es de carácter afable y amistoso. Gracias a su temprana asociación con los nómadas beduinos, esta raza desarrolló un temperamento muy sensible y dócil, lo que unido a su increíble inteligencia, se convirtieron rápidamente en una raza excelente para la domesticación.

Un jinete de caballo árabe podrá comunicarse con el animal en muy poco tiempo, y mientras se le trate con cariño y respeto, logrará obtener de él un compañero perfecto. Por otra parte, se trata de una raza que requiere de cuidados constantes, pues su gran capacidad para aprender puede hacerle adquirir hábitos indeseables y un carácter muy fuerte. Como curiosidad, cabe destacar que el caballo árabe muestra cierta aversión por el agua, algo que puede eliminarse con un proceso de entrenamiento gradual.

El caballo árabe en las competiciones

Gracias a su porte tan distinguido, su belleza innata y su exquisito temperamento, el caballo árabe es una raza insustituible dentro de las competiciones ecuestres a nivel internacional. Tanto en el salto, charrería, reining y dressage como en las carreras de larga distancia, el caballo árabe logra con acierto sacar el máximo provecho de sus inconfundibles cualidades. Asombrosamente ágil, resistente a cualquier clima, y sobre todo, muy inteligente, podemos clasificar esta raza como una de las mejores del mundo.





Razas de caballos: fotos, imágenes y características de las principales razas de caballos. Aviso legal
Documento sin título